sábado, 5 de noviembre de 2011

La mujer intercesora de su casa

Como toda mujer temerosa de Dios que somos todas las que estamos aquí, el Señor nos ha dado una misión grande y muy importante con ese primer ministerio que es nuestro hogar. Dios nos ha brindado el privilegio, de ser madres ahí nos da la oportunidad de cuidarlo, educarlos y enseñarles esa preciosa semilla que es la palabra de Dios a nuestros hijos. El Señor nos ha dado la bendición de entrenar y predicar en nuestras casas, somos las portadoras de la semilla Del Resucitado, en nuestras manos esta hacer que nuestros hijos sean personas llenas de fe por el oír de su santa palabra.
Pues todas sabemos lo que dice la palabra en ROMANOS 10:17 que la fe viene por el oír y el oír por la palabra de Dios. Como mujeres tenemos un gran ministerio dado por el Señor Jesús, como ser esa ayuda idónea que dice la palabra esa mujer sabia que sabe dar el buen consejo, esa mujer virtuosa, esa mujer intercesora por nuestro esposo, empleados en casa y oficina, amigos, familiares y hermanos en la fe, también por nuestro país y autoridades JUAN 14:14. Dios nos ha capacitado para hacer muchas cosas a la vez, como mujeres tenemos un gran reto de ser ese fermento de cambio en los lugares que nos movemos: oficinas, centros comerciales, centros de belleza, colegios.

PD—Siempre les enseño a mis hijos que hay 2 cosas para  triunfar en la vida, una ser temeroso de Dios y amarlo sobre todas las cosas, dos tener una buena educación en lo natural. Esto nos abre puertas para sobresalir en este mundo. Que nuestros hijos el día que ya no estemos en este mundo nos recuerden no por las cosas materiales que le pudimos dar sino por ese temor a Dios que les enseñamos y que le inculcamos, que llegaron hacer parte de su vida cotidiana.

En la intercesión necesitamos esa fe y el denuedo para creer que lo que pidamos en el nombre de Jesús y por la Sangre de Él será hecho, lo encontramos en JUAN 14:13 que dice: “que todo lo que pidieras al Padre en su nombre lo hare, para que el Padre sea glorificado en el Hijo”. Simplemente tome su cruz y sígalo, eso es importante transmitirlo a nuestros hijos y todo el que se acerca a usted. Desde pequeños a nuestros hijos enseñémosle la importancia de la oración e intercesión. No temamos compartirles cosas espirituales, la mayoría de las familias cristiana quieren enseñarlo cuando ya son adolecentes, cuando se debe hacer desde el vientre de la madre. Hay que enseñar a nuestros hijos los beneficios de vivir en una vida cristiana PROVERBIOS 22:6 dice: “instruye al niño en su camino y aun cuando sea viejo no se apartara de él”. No tengamos temor de hablar con ellos por pequeños que sean de demonios, porque en el mundo que vivimos el enemigo no tiene compasión y les enseña de su mundo malvado.

Tenemos que levantar murallas y muros en intercesión por nuestros hijos, esposo, familia, congregación y país. La intercesión es una muralla que se levanta con la palabra de Dios cuando esta es declarada y decretada sobre las personas, ministerios, familiares o naciones.

El intercesor es aquel que ora porque ha creído que Dios lo puede usar para pedir algo más que por sí mismo. Los intercesores, son los que mueven la voluntad de Dios aquí a la tierra y los que halan todo lo que Dios es (Dios es libertad, salvación, liberación y sanidad). Dios es todo, cuando usted ora está sacando lo que Dios es y lo está trayendo a su casa, a su alrededor, a su ciudad y a su nación, 1 TIMOTEO 2:2  “por los reyes y por todos los que están en eminencia, para que vivamos quieta y reposadamente en toda piedad y honestidad”.
La oración es esa gasolina a su cuerpo y espíritu  para funcionar correctamente, MATEO 6:13. Un adorador es una persona que ora todo el tiempo,  1 TESALONICENSES 5:17 que dice: “orad sin cesar”.

También la palabra nos exhorta a orar sin cesar. La intercesión viene acompañada de santidad, no quiere decir que usted es perfecto, sino que odie lo que Dios y ame lo que Dios ama.

La intercesión penetra los lugares celestiales y el Señor envía ángeles a ejecutar las obras. También es la forma de encontrar los propósitos y la voluntad de Dios en nuestras vidas y para lo que él quiere que hagamos en la tierra.

Deuteronomio 12:28 B, “Para que haciendo lo bueno y lo recto ante los ojos de Jehová tu Dios te vaya bien a ti y a tus hijos después de ti”.

Cuando oramos le agradamos a EL, porque él quiere tener comunión con sus hijos.

COLOSENCES 4:2, “Perseverad en la oración, velando en ella con acción de gracias”.

1 TIMOTEO 2:1-4 “Exhorto ante todo, a que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias, por todos los hombres; por los reyes y por los que están en eminencia, para que vivamos quieta y reposadamente en toda piedad y honestidad. (EXPLICAR EL  4) Porque esto es bueno y agradable a Dios nuestro Salvador, El cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad”.

MARCO 11:24 “Por lo tanto, os digo que todo lo que pidieras orando, creed que lo recibiréis y os vendrá”.

Por lo tanto la repuesta esta tan segura que se nos requiere creer que ya nos se fue dada.

PD—Debemos de aprender a orar de una forma que abarque los principios que Dios nos ha dado en su palabra.

La intercesión hace lo siguiente:

1.    Establece una intimidad con Dios
2.    lo capacita a uno para creer en su palabra
3.    motivara la confianza en su amor
4.    uno se apropia de sus promesas

Leía en el libro del Dr. Monroe: “que la oración es tanto un derecho como un privilegio del hombre redimido.”

La mujer intercesora en casa tiene una gran lucha pero también mucha victoria. Ve los frutos de lo que ha sembrado en sus hijos y en su familia.

La vida de la mujer intercesora en casa no es fácil pero no imposible pues la Biblia dice en FILIPENSES 4:13: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”. Es por ello que por medio de la intercesión nosotros tenemos la gran oportunidad de orar por otros y mirar victorias, porque le Victorioso se complace en ello.

La intercesión no es más que cuando el creyente habla con Dios en beneficio de otras personas, pidiendo por ella.

A nosotras las mujeres como intercesoras en el hogar, necesitamos ser esas mujeres con ese ministerio de animar a todas las personas con las que compartimos, ser esa sal de la tierra.

COLOSENSES 4:6, “Sea vuestra palabra siempre con gracias, sazonada con sal, para que sepáis como debéis responder a cada uno”, Su vida y sus labios ofrecerán estimulo refrescante, al igual que nuestro mesías, salva”. Hablar palabra al cansado ISAIAS 50:4, “Jehová el Señor me dio lengua de sabios, para saber hablar palabras al cansado; despertara mañana tras mañana, despertara mi oído para que oiga como los sabios”.

Podemos como intercesoras hacer una llamada para dar aliento, dice PROVERBIOS 12:25, “La congoja en el corazón del hombre lo abate mas la buena palabra lo alegra”. EL teléfono nos ofrece una forma muy efectiva de animar a otros y requiere muy poco esfuerzo.
Como mujer intercesora en el hogar, tenemos estos lineamientos:
1.    El esposo= fomentemos un profundo compromiso de servirle y honrarlo, ser sujetas a él (ASI HONRAMOS A JESUS)
2.    Sus hijos=  ore con fidelidad por ellos y enséneles al palabra de Dios, enséneles a interceder por otros, pues dando es como recibimos y esto los hace más que vencedores.
3.    Su hogar= creemos en él una atmosfera saludable y hágalo un tapiz de belleza, que su hogar sea un lugar de paz, descanso y alabanza donde la familia desee estar. Y en lo natural que sea un lugar LIMPIO.
4.    En nuestro andar con Dios= crezcamos por medio del amor a la Biblia y a disimularnos. Porque llenas de la palabra podamos hablar con sabiduría y transmitamos a nuestros hijos, nuestro esposo y nietos.
5.    Nuestro ministerio= aprendamos a llegar a la gente y convirtámonos en mujeres que motivamos a que los demás deseen saber lo que tenemos, pues claro lo que Jesús ha puesto en nostras, su poder y unción.

Cuando hablemos del Poderoso usemos esa autoridad delegada por él a nosotros

HEBREOS 11:33, “que por fe conquistaron reinos, hicieron justicia, alcanzaron promesas, taparon boca de leones”

1 comentario:

  1. POR FAVOR INTERCEDAN EN SU IGLESIA POR UN GRAN MILAGRO
    ORACIÓN CLAMANDO JUSTICIA DIVINA

    OH PADRE SANTO, DIOS DE AMOR Y DE BONDAD, VENIMOS A TU SANTA PRESENCIA EN EL NOMBRE DE JESÚS, CON UN CORAZÓN CONTRITO Y HUMILLADO. RECONOCEMOS QUE SOMOS FRÁGILES Y PECADORES.
    NO OBSTANTE QUEREMOS EN EL NOMBRE DE JESÚS, CLAMAR TU JUSTICIA DIVINA PARA ESTE CASO QUE TE PRESENTAMOS (EN EL CUAL INJUSTAMENTE ESTAMOS DEMANDADOS, MI PADRE, MI HERMANA TILA Y YO) EL CUAL TU SABES QUE HA SIDO FRUTO DE LA INJUSTICIA DE MIS HERMANOS Y MI HERMANA CARMELINA. VENIMOS A TU PRESENCIA PORQUE CREEMOS EN TI. POR QUE A PESAR DE QUE LOS HOMBRES SE EQUIVOQUEN, TU ESTAS POR ENCIMA DE TODO. POR ELLO CLAMAMOS QUE ABRAS SOBRE NUESTRAS VIDAS Y SOBRE DE MIS HERMANOS Y HERMANA CARMELINA, LAS COMPUERTAS DE TU DIVINA JUSTICIA Y SALGA EN CLARO LA VERDAD QUE NOS LLEVE A LA PLENA LIBERTAD. CIERTAMENTE EN MUCHAS ÁREAS DE NUESTRAS VIDA HEMOS PECADO, PERO EN ESTE CASO, NO HEMOS PROCEDIDO DELIBERADAMENTE EN LA MALDAD QUE NOS ACUSAN. TE QUEREMOS DAR GRACIAS POR LO QUE ESTE DOLOR NOS HA ACERCADO A TI Y TE CLAMAMOS QUE ACORTES EL TIEMPO DE LA TRIBULACIÓN PARA QUE TODOS CONOZCAN QUE HAY UN DIOS JUSTO Y MISERICORDIOSO. CONFORME A TU PALABRA, BENDECIMOS A MIS HERMANOS Y HERMANA CARMELINA QUE SON NUESTROS ENEMIGOS, GOLPEADORES Y OPRESORES. Y TE PEDIMOS PARA ELLOS LA SALVACIÓN DE SUS ALMAS Y LA DE SUS DESCENDENCIAS, DALE LA LUZ DE TU SANTO ESPÍRITU PARA QUE SALGAN DE LA OBSCURIDAD.
    GRACIAS AMADO PADRE CELESTIAL POR ESCUCHAR NUESTRA ORACIÓN. POR ELLO NO TEMEREMOS, SINO QUE ESPERAREMOS CON CONFIANZA Y CONVICCIÓN TU PERFECTA VOLUNTAD.
    AMEN. GLORIA A DIOS EN LAS ALTURAS.

    ResponderEliminar